La salida: la Vall Ferrera Para llegar a Alins tenemos que coger la carretera de Sort a Vielha y coger una desviación a la derecha en Llavorsí. Tomaremos una pequeña carretera secundaria que nos llevará por la Vall Ferrera: Terveu, La Bana, Araós, Ainet de Besan… Alins es un municipio de gran extensión, que en buena parte está situado en el Parc Natural de l’Alt Pirineu. Es famoso por sus fiestas de Sant Joan, las famosas fallas, declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Vale la pena desviarse una pizca de la ruta e ir a Àreu, donde se puede contemplar un antigua serrería tradicional. En Alins nos podemos alojar en el hostal Montaña, un alojamiento limpio y acogedor en la plaza mayor. De Alins hacia Tor iniciamos la ruta por un bosque espeso por una carretera asfaltada, que muy pronto dejará paso a una pista. A lo largo de estos 12 km, que tardaremos una media hora en recorrer, iremos viendo la evolución del paisaje: a medida que subimos, el bosque va desapareciendo para dar lugar a los prados. Finalmente, llegamos a Tor, un pueblo típico de la zona: una docena de casas, una iglesia, un río que atraviesa el lugar… Tor tiene algún habitante en verano, pero queda desierto en invierno, cuando el frío es glacial. Tor, pueblo de crímenes Tor es un pueblecito situado muy cerca de la frontera andorrana. Por los mismos caminos que nosotros seguiremos, durante mucho tiempo se introducía el contrabando de Andorra: tabaco, sobre todo. Eso constituyó un rico negocio, que atrajo a algunos personajes turbios. Pero, además, Tor era un lugar atractivo para el negocio del esquí (se había pensado en construir unas pistas que pasasen a la vertiente andorrana de la montaña). El problema es que la propiedad del territorio era compartida entre todos los habitantes de la aldea. Las tensiones entre los vecinos fueron tan grandes, que derivaron en varios asesinatos. Los odios en este pueblo de trece casas dejaron tres muertes. El periodista Carles Porta fue a Tor la primera vez para hacer un documental televisivo. Pero se quedó tan fascinado con la historia que volvió una y otra vez, durante ocho años. Entrevistó a muchos de los implicados y acabó publicando un libro en Edicions La Campana: Tor, tretze cases y tres morts (edición castellana de editorial Anagrama). Una obra que nos abrirá los ojos sobre la Catalunya más negra. Port de Cabús. Fotografía: Occitandu. Wikipedia. La subida a Andorra A partir de Tor, el camino trepa hacia la divisoria de aguas a través de unos prados de montaña, llenos de vacas paciendo (de vez en cuando también encontramos caballos). Esta es la famosa ruta que los contrabandistas recurrían en mulas, hace muchos años, y en potentes todo-terrenos, hace no tanto. Este es el trozo de ruta que está peor: son tan sólo 7 km, pero podemos tardar media hora hasta llegar. El Port de Cabús marca la entrada a Andorra. Desde aquí arriba disfrutamos de grandes vistas hacia los dos lados de la montaña. Vedat de Xixerella. Imagen: Maria Rosa Ferré. Wikipedia. El descenso Desde el Port de Cabús hasta Andorra la Vella son 24 km, por una carretera asfaltada desde la frontera pero con muchas curvas, que se pueden recorrer en unos tres cuartos de hora. El trayecto más difícil ya ha pasado. La primera parte del tramo andorrano pasa por Pal, el Vedat de Xixerella y Erts, hasta llegar a La Massana. Vale la pena detenerse en Erts para contemplar la iglesia de Sant Romà. De La Massana bajamos hacia Les Escaldes – Engordany, y de aquí a Andorra. Les Escaldes- Engordany. Fotografía: Luis Miguel Bugallo Sánchez. Wikipedia. La ruta alternativa Los que quieran volver de Andorra al Pallars Sobirà, tienen la posibilidad de coger una ruta alternativa. En Sant Julià de Lòria pueden tomar el desvío que conduce hacia Os de Civís. Son 9 km que nos llevarán al otro lado de la frontera, y que podremos cubrir en un cuarto de hora. Y en el coll de Civís podemos tomar la pista de 35 km que conduce hacia Tírvia pasando por Farrera y Burg. En una hora y media podemos llegar a Tírvia, y desde aquí volver a Alins, o ir hacia Sort. Iglesia de Farrera. Fotografía: Simonjoan. Wikipedia.   Fotografía de portada: La Torre de les Bruixes de Alins, del siglo XVI. Fotografía: Arnaucc. Wikipedia.Farrera_esglesia. Simonjoan. Viquipèdia

La salida: la Vall Ferrera Para llegar a Alins tenemos que coger la carretera de Sort a Vielha y coger una desviación a la derecha en Llavorsí. Tomaremos una pequeña carretera secundaria que nos llevará por la Vall Ferrera: Terveu, La Bana, Araós, Ainet de Besan... Alins es un municipio de gran extensión, que en buena parte está situado en el Parc Natural de l'Alt Pirineu. Es famoso por sus fiestas de Sant Joan, las famosas fallas, declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Vale la pena desviarse una pizca de la ruta e ir a Àreu, donde se puede contemplar un antigua serrería tradicional. En Alins nos podemos alojar en el hostal Montaña, un alojamiento limpio y acogedor en la plaza mayor. De Alins hacia Tor iniciamos la ruta por un bosque espeso por una carretera asfaltada, que muy pronto dejará paso a una pista. A lo largo de estos 12 km, que tardaremos una media hora en recorrer, iremos viendo la evolución del paisaje: a medida que subimos, el bosque va desapareciendo para dar lugar a los prados. Finalmente, llegamos a Tor, un pueblo típico de la zona: una docena de casas, una iglesia, un río que atraviesa el lugar... Tor tiene algún habitante en verano, pero queda desierto en invierno, cuando el frío es glacial. Tor, pueblo de crímenes Tor es un pueblecito situado muy cerca de la frontera andorrana. Por los mismos caminos que nosotros seguiremos, durante mucho tiempo se introducía el contrabando de Andorra: tabaco, sobre todo. Eso constituyó un rico negocio, que atrajo a algunos personajes turbios. Pero, además, Tor era un lugar atractivo para el negocio del esquí (se había pensado en construir unas pistas que pasasen a la vertiente andorrana de la montaña). El problema es que la propiedad del territorio era compartida entre todos los habitantes de la aldea. Las tensiones entre los vecinos fueron tan grandes, que derivaron en varios asesinatos. Los odios en este pueblo de trece casas dejaron tres muertes. El periodista Carles Porta fue a Tor la primera vez para hacer un documental televisivo. Pero se quedó tan fascinado con la historia que volvió una y otra vez, durante ocho años. Entrevistó a muchos de los implicados y acabó publicando un libro en Edicions La Campana: Tor, tretze cases y tres morts (edición castellana de editorial Anagrama). Una obra que nos abrirá los ojos sobre la Catalunya más negra. Port de Cabús. Fotografía: Occitandu. Wikipedia. La subida a Andorra A partir de Tor, el camino trepa hacia la divisoria de aguas a través de unos prados de montaña, llenos de vacas paciendo (de vez en cuando también encontramos caballos). Esta es la famosa ruta que los contrabandistas recurrían en mulas, hace muchos años, y en potentes todo-terrenos, hace no tanto. Este es el trozo de ruta que está peor: son tan sólo 7 km, pero podemos tardar media hora hasta llegar. El Port de Cabús marca la entrada a Andorra. Desde aquí arriba disfrutamos de grandes vistas hacia los dos lados de la montaña. Vedat de Xixerella. Imagen: Maria Rosa Ferré. Wikipedia. El descenso Desde el Port de Cabús hasta Andorra la Vella son 24 km, por una carretera asfaltada desde la frontera pero con muchas curvas, que se pueden recorrer en unos tres cuartos de hora. El trayecto más difícil ya ha pasado. La primera parte del tramo andorrano pasa por Pal, el Vedat de Xixerella y Erts, hasta llegar a La Massana. Vale la pena detenerse en Erts para contemplar la iglesia de Sant Romà. De La Massana bajamos hacia Les Escaldes - Engordany, y de aquí a Andorra. Les Escaldes- Engordany. Fotografía: Luis Miguel Bugallo Sánchez. Wikipedia. La ruta alternativa Los que quieran volver de Andorra al Pallars Sobirà, tienen la posibilidad de coger una ruta alternativa. En Sant Julià de Lòria pueden tomar el desvío que conduce hacia Os de Civís. Son 9 km que nos llevarán al otro lado de la frontera, y que podremos cubrir en un cuarto de hora. Y en el coll de Civís podemos tomar la pista de 35 km que conduce hacia Tírvia pasando por Farrera y Burg. En una hora y media podemos llegar a Tírvia, y desde aquí volver a Alins, o ir hacia Sort. Iglesia de Farrera. Fotografía: Simonjoan. Wikipedia.   Fotografía de portada: La Torre de les Bruixes de Alins, del siglo XVI. Fotografía: Arnaucc. Wikipedia.

La salida: la Vall Ferrera Para llegar a Alins tenemos que coger la carretera de Sort a Vielha y coger una desviación a la derecha en Llavorsí. Tomaremos una pequeña carretera secundaria que nos llevará por la Vall Ferrera: Terveu, La Bana, Araós, Ainet de Besan… Alins es un municipio de gran extensión, que en buena parte está situado en el Parc Natural de l’Alt Pirineu. Es famoso por sus fiestas de Sant Joan, las famosas fallas, declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Vale la pena desviarse una pizca de la ruta e ir a Àreu, donde se puede contemplar un antigua serrería tradicional. En Alins nos podemos alojar en el hostal Montaña, un alojamiento limpio y acogedor en la plaza mayor. De Alins hacia Tor iniciamos la ruta por un bosque espeso por una carretera asfaltada, que muy pronto dejará paso a una pista. A lo largo de estos 12 km, que tardaremos una media hora en recorrer, iremos viendo la evolución del paisaje: a medida que subimos, el bosque va desapareciendo para dar lugar a los prados. Finalmente, llegamos a Tor, un pueblo típico de la zona: una docena de casas, una iglesia, un río que atraviesa el lugar… Tor tiene algún habitante en verano, pero queda desierto en invierno, cuando el frío es glacial. Tor, pueblo de crímenes Tor es un pueblecito situado muy cerca de la frontera andorrana. Por los mismos caminos que nosotros seguiremos, durante mucho tiempo se introducía el contrabando de Andorra: tabaco, sobre todo. Eso constituyó un rico negocio, que atrajo a algunos personajes turbios. Pero, además, Tor era un lugar atractivo para el negocio del esquí (se había pensado en construir unas pistas que pasasen a la vertiente andorrana de la montaña). El problema es que la propiedad del territorio era compartida entre todos los habitantes de la aldea. Las tensiones entre los vecinos fueron tan grandes, que derivaron en varios asesinatos. Los odios en este pueblo de trece casas dejaron tres muertes. El periodista Carles Porta fue a Tor la primera vez para hacer un documental televisivo. Pero se quedó tan fascinado con la historia que volvió una y otra vez, durante ocho años. Entrevistó a muchos de los implicados y acabó publicando un libro en Edicions La Campana: Tor, tretze cases y tres morts (edición castellana de editorial Anagrama). Una obra que nos abrirá los ojos sobre la Catalunya más negra. Port de Cabús. Fotografía: Occitandu. Wikipedia. La subida a Andorra A partir de Tor, el camino trepa hacia la divisoria de aguas a través de unos prados de montaña, llenos de vacas paciendo (de vez en cuando también encontramos caballos). Esta es la famosa ruta que los contrabandistas recurrían en mulas, hace muchos años, y en potentes todo-terrenos, hace no tanto. Este es el trozo de ruta que está peor: son tan sólo 7 km, pero podemos tardar media hora hasta llegar. El Port de Cabús marca la entrada a Andorra. Desde aquí arriba disfrutamos de grandes vistas hacia los dos lados de la montaña. Vedat de Xixerella. Imagen: Maria Rosa Ferré. Wikipedia. El descenso Desde el Port de Cabús hasta Andorra la Vella son 24 km, por una carretera asfaltada desde la frontera pero con muchas curvas, que se pueden recorrer en unos tres cuartos de hora. El trayecto más difícil ya ha pasado. La primera parte del tramo andorrano pasa por Pal, el Vedat de Xixerella y Erts, hasta llegar a La Massana. Vale la pena detenerse en Erts para contemplar la iglesia de Sant Romà. De La Massana bajamos hacia Les Escaldes – Engordany, y de aquí a Andorra. Les Escaldes- Engordany. Fotografía: Luis Miguel Bugallo Sánchez. Wikipedia. La ruta alternativa Los que quieran volver de Andorra al Pallars Sobirà, tienen la posibilidad de coger una ruta alternativa. En Sant Julià de Lòria pueden tomar el desvío que conduce hacia Os de Civís. Son 9 km que nos llevarán al otro lado de la frontera, y que podremos cubrir en un cuarto de hora. Y en el coll de Civís podemos tomar la pista de 35 km que conduce hacia Tírvia pasando por Farrera y Burg. En una hora y media podemos llegar a Tírvia, y desde aquí volver a Alins, o ir hacia Sort. Iglesia de Farrera. Fotografía: Simonjoan. Wikipedia.   Fotografía de portada: La Torre de les Bruixes de Alins, del siglo XVI. Fotografía: Arnaucc. Wikipedia.